Globalización y Turismo. Aplicación a la relación entre Argentina y Japón. Caso festival Bon Odori en Colonia Urquiza (La Plata) y el Jardin Japonés (CABA)

Relación Histórica Argentina-Japón El proceso de Globalización en conjunción con la llegada de la inmigración japonesa al país La Globalización es la interdependencia entre los actores socioeconómicos y políticos en su conjunto, que a su vez, tienen en sus manos el manejo de la economía mundial (Morgante, 2016). La historia cuenta que este suceso ha comenzado desde las épocas de conquista españolas y portuguesas, que dividieron al mundo en dos mitades al trazar la famosa línea imaginaria que impuso el “Tratado de Tordesillas”, el motor principal de aquella expansión fue el comercio mercantilista y de materias primas. Para autores como Benjamin Coriat, (en Morgante, 2016) la globalización atravesó tres etapas, la primera es la denominada internacionalización, que abarca desde el siglo XIX hasta la primer guerra mundial. En esta etapa se consolida un sistema económico liberal y los estados nacionales celebran un proceso de independencia.

 

La segunda es denominada mundialización que abarca el periodo de la segunda guerra mundial hasta los años setenta, en esta fase, se comienzan a organizar las primeras alianzas entre empresas y los intercambios comerciales aumentan un 40% en diversos sectores. También en esta etapa, es cuando la gran mayoría de inmigrantes japoneses llegan a Argentina, esto se dio poco tiempo antes del inicio de la segunda guerra mundial. Los inmigrantes de Japón, de acuerdo a Gómez (2013), no pensaban en radicarse en el país; sin embargo, al no poder cubrir sus expectativas en su país de origen, con la persistencia de condiciones de trabajo desfavorables allí, fueron prolongando su estadía en la Argentina hasta convertirla en una radicación definitiva. Luego de esto, para los inmigrantes japoneses las posteriores décadas de asentamiento transcurrieron con el inicio de un periodo de arduo trabajo, tanto en las urbes como en las zonas agrícolas, y también de desarrollo y fuertes lazos comunitarios: tanto de parentesco, paisanaje, como así también de cercanía geográfica. No fue hasta la participación de Japón en la segunda guerra mundial y la derrota, que los inmigrantes japoneses comenzaron a pensar su futuro en este territorio y ante la imposibilidad de volver a la tierra natal, los esfuerzos se centraron en la colectividad “local” principalmente reabriendo las sedes de las asociaciones, reorganizando las escuelas, etc. Tan pronto como se autorizó el reinicio de las actividades sociales, la colectividad comenzó a organizar campañas de ayuda humanitaria hacia Japón, realizando colectas de alimentos y abrigos para enviar a sus conciudadanos, pidiendo la repatriación de sus hijos que habían quedado varados en Japón durante la guerra y recibiendo también las consultas de otros familiares y vecinos sobrevivientes para ser llamados a la Argentina. Los lazos con el Japón permanecieron como nexo con una realidad más distante por el resultado de la guerra y las pérdidas, pero cercana también al verse reforzada con la llegada de los jóvenes argentinos descendientes de japoneses repatriados al finalizar la guerra, con el arribo de nuevos inmigrantes durante las décadas de los 50, y 60, y con los eventuales viajes de familiares o paisanos a la tierra. Finalmente la última etapa de este proceso, viene de la mano de la denominada globalización, la cual se extiende desde los años ochenta hasta el día de hoy, y se centra principalmente en la desregulación financiera, flujo de capitales desde economía centrales a periféricas, flujos de capitales especulativos o de corto plazo, que han ocasionado problemáticas tales como la crisis de tequila en México en el año 1994, en Asia del Este en el año 1997 y también la estanflación en la economía Japonesa. A esta globalización se la denomina globalización económica, y es la que más se destaca en dicho proceso. De la misma se desprenden una serie de intercambios entre diversos bloques económicos organizados entre agrupaciones de países con características de cercanía geográfica y similares procesos económicos. Ejemplo de ello, son las relaciones comerciales y económicas que existen entre Japón y Argentina, las cuales dieron lugar a diferentes convenios y alianzas. Dichas relaciones diplomáticas fueron establecidas desde el año 1898, dentro del periodo de internacionalización por el que atravesó el mundo, y quedó expresado mediante el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación y junto a las relaciones bilaterales, ambos factores se fueron fortaleciendo esto es, en gran medida gracias a la inmigración japonesa en la Argentina. La segunda Guerra Mundial, sin embargo interrumpió esta relación debido a la declaración de guerra por parte de Argentina hacia Japón, originada en marzo de 1945, pero las buenas relaciones volvieron a reanudarse en el año 1952 a través de la firma del Tratado de Paz y hasta ahora, ambos países han firmado: un Acuerdo de Migración (1963), un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación (1967), un Convenio sobre Cooperación Técnica (1981) y un Convenio Cultural (1981), los cuales han entrado en vigor en las fechas señaladas. Tipos de Globalización y su incidencia en el Turismo La globalización cultural es la que menos incidencia tiene en el campo económico, y, en esencia, es el traslado de usos y costumbres entre países, generalmente desarrollados hacia los subdesarrollados. A su vez, la globalización ecológica es una respuesta mundial ante los cambios en el medio ambiente ocasionados por la industrialización, ya desde los años setenta que se vienen llevando a cabo conferencias internacionales de la mano de Naciones Unidas para advertir los peligros y amenazas de la actividad urbano-industrial. En el año 1997 se lleva a cabo el protocolo de Kioto en Japón donde los gobiernos se comprometen a reducir la emisión de gases efecto invernadero que ocasionan el calentamiento global. Cabe destacar que ni China ni USA participaron de la firma del tratado. Otra de las globalizaciones más revolucionarias ha sido la globalización tecnológica, la cual engloba la invención e innovación de alcance mundial de recursos tangibles y redes de comunicación. Y por último la globalización geográfica, la cual tomó relevancia en los años noventa y trata de un proceso de integración territorial con el fin de unificar la potencialidad de las regiones en lo referente al sector macroeconómico, demográfico y turístico. Dentro del turismo, dichos tipos de globalización tienen mucha incidencia, más que nada todo lo que tiene que ver con lo cultural y lo ecológico. Tal es así, que desde los años setenta, la Conferencia Mundial del Turismo elaboró la carta de turismo sostenible, la cual trata el desarrollo sustentable y sostenible del mismo, y se define como un proceso de gestión global de los recursos con el fin de garantizar la conservación y perdurabilidad de los recursos naturales y culturales dejando a los mismos como un legado para las futuras generaciones, para su adecuada conservación es primordial la participación de los gobiernos, quienes se deben encargar de la planificación del territorio, accesibilidad, uso de los suelos, preservación de las riquezas naturales y culturales y demás. En la Economía La Alianza del Pacífico y su relación con Argentina Como respuesta a la globalización económica, el mundo en los últimos tiempos ha adoptado la formación de alianzas comerciales regionales con el fin de la obtención de beneficios en el comercio internacional. Dicha unión entre países, comenzó a realizarse desde la firma de tratados internacionales de distintos tipos. La mayoría de los bloques comerciales que se forman, en su gran mayoría, están definidos por una tendencia regionalista, mientras que las relaciones comerciales de carácter no regionales suelen ser bilaterales, o entre bloques comerciales con poco tiempo de formación. En la región de latinoamérica, existen dos grandes grupos económicos, la Alianza del Pacífico y el Mercosur. La Alianza del Pacífico es una organización que trata de integrar económicamente a los países que tienen como miembros a Chile, Colombia, México y Perú el 28 de abril de 2011, y la totalidad de habitantes que conforman este bloque son de aproximadamente 217 millones Esta alianza tiene la influencia muy fuerte en la economía; reúne el 39% del PIB de América Latina y el Caribe. El crecimiento del PBI al 2015 es 2.6% y el promedio del PBI per cápita de 2015 es alrededor de U$S 16.759. La inflación promedio de la AP en 2015 fue de 4.4%. Si se sumara toda su producción y se los contará como un solo país, serían la octava economía del planeta y la octava potencia exportadora.2 Por otro lado, el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) es un proceso de integración regional fundado 1991 inicialmente por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, después se incorporaron Venezuela y Bolivia y cuenta además con el mencionado Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú como países asociados. Su PIB per cápita alcanza los 10.348 millones su cantidad de habitantes es de 295 millones. Los últimos años, la diferencia entre la AP y el Mercosur se ha destacado. Mientras la Alianza del Pacífico expande su actividad, el Mercosur sufre las dificultades que tienen sus componentes; la economía argentina es inestable, la brasileña también está desacelerando y Venezuela se encontró en una situación confusa. La Alianza aspira al comercio libre y eliminó el 92% de los aranceles de los productos comercializados entre los estados miembros, mientras tanto después de que ingresó Venezuela, el Mercosur consideró a los países extranjeros como enemigos y fundó obstáculo en el comercio con los países capitalistas.3 ¿Qué beneficios obtendría Argentina al formar parte de la AP? La Alianza tiene 49 países de observadores y uno de ellos es Argentina. A principios de junio de 2016, los cuatro países de este bloque aprobaron la solicitud de Argentina de integrarse a este mecanismo como país observador. El presidente de la Argentina, Mauricio Macri comparte con la Alianza el libre comercio y la cooperación internacional, y trata de que Argentina se independice de Brasil, que es el principal socio comercial y el destino de 21% de sus exportaciones. Ahora la economía brasileña se desacelera y la Argentina tiene que buscar nuevas opciones comerciales en la región. Cristina Kirchner, la ex presidenta, mantuvo a la Argentina alejada de esta zona por estar alineada con los Estados Unidos y ser una “competidora” del Mercosur. No obstante, con el cambio de gobierno, esta postura se modifica y se acerca a la posibilidad de un vínculo más estrecho entre la Argentina a la Alianza del Pacífico. Se dice que entre la Argentina y los países de la Alianza, hay más temas para la cooperación que para la competencia, como la facilitación de comercio, la movilidad de personas, las estadísticas para el comercio de servicios, la cooperación en ciencia, tecnología, innovación y prospectiva, la sostenibilidad ambiental, el transporte, la energía, la política industrial, una aproximación conjunta a Asia Pacífico, el turismo y menores aranceles al comercio transfronterizo. En este último plano, la Argentina ya tiene acuerdos con Chile y Perú. Un 45% de las empresas exportadoras argentinas ya exporta a la Alianza del Pacífico (hacia el Mercosur lo hizo un 65%), mientras al resto del mundo la proporción es muy menor (a Europa solo exporta 28% de los exportadores; a los EE.UU., un 20%; y a China, un 4%). Un mejor acceso a la Alianza del Pacífico implica ingresar en un puente de integración en cadenas hacia otros mercados. En América Latina hay 110.000 empresas exportadoras y, de ellas, unas 65.000 están en la Alianza del Pacífico (el doble que en el Mercosur) porque Chile celebró acuerdos internacionales con economías que representan 81% del producto bruto mundial; México, con quienes generan 60% del PBI mundial; Perú, con quienes explican el 77%, y Colombia, con el 27% del producto global. En cambio, la Argentina tiene acuerdos con quienes sólo representan 5% del producto bruto global. Por lo tanto, aunque un observador no tiene beneficios formales iniciales, sí es beneficioso. En primer lugar, estar sentado en la mesa de la Alianza y poder empezar a negociar temas puntuales con cada país y de a uno. En segundo, la reputación. Para la Argentina, que quiere recibir inversiones extranjeras, dar este paso implica enviar una señal fuerte frente al mal momento de Brasil y a la cerrazón histórica del Mercosur. Por último, sería el inicio de un proceso que puede derivar en la incorporación como miembro pleno. Cooperación económica del Gobierno de Japón en la República Argentina. La Embajada del Japón en la Argentina realiza diversos proyectos de cooperación económica en función de ayudar a superar los desafíos para el desarrollo que enfrenta el país, en colaboración con JICA (la Agencia de Cooperación Internacional del Japón), JETRO (la Organización de Comercio Exterior del Japón) y JBIC (el Banco de Cooperación Internacional del Japón), instituciones creadas por el Gobierno del Japón, y que tienen sedes propias en Buenos Aires. El monto anual de esta asistencia económica del Japón a la Argentina asciende a entre 20 y 30 millones de dólares anuales. Más aún en el rubro de la asistencia económica bilateral, Japón es el primer donante para la Argentina, es decir, Japón otorga más asistencia a la Argentina que los países europeos y los Estados Unidos. Esta asistencia se compone de varias modalidades tales como los envíos de expertos, la formación de becarios argentinos en Japón, el suministro de equipamiento, la elaboración de estudios para el desarrollo, los préstamos reembolsables, entre otros. La colectividad japonesa está muy bien asociada e integrada a la sociedad argentina. Algunas de las principales asociaciones son: ● Asociación Cultural y Educativa Japonesa/Colegio Japonés en Buenos Aires Nihonjin gakko ● La Plata Hochi ● Asociación Argentina de Gateball ● Asociación Japonesa en la Argentina, y sus derivadas en las ciudades de Rosario, Córdoba, La Plata, Santa Fe, Florencio Varela, Escobar, José C. Paz, Marcos Paz, Burzaco, entre otras. ● Centro Nikkei Argentino ● Centro Okinawense en la Argentina ● Ceuan ● Kyoren ● Jardín japonés de Buenos Aires ● Jardín japonés de Escobar ● Instituto Nichia Gakuin ● CNAJ Club de Negocios Argentino Japonés Además de sus poblaciones en la provincia de Misiones, en la ciudad bonaerense de Belén de Escobar y en el barrio porteño de Almagro, la colectividad japonesa tradicionalmente también se asentó en José C. Paz (partido de la provincia de Buenos Aires), lugar donde se dedicaron a la floricultura. Este mes, el 21 de noviembre Argentina recibió al primer ministro japonés Shinzo Abe, luego de 57 años de la última visita. El primer ministro de Japón puso de relieve la amistad de más de cien años entre ambos pueblos, señalando que en la Argentina hay 65 mil japoneses o descendientes, constituyendo la tercera comunidad más grande de América Latina y el Caribe.5 Hay 74 empresas de origen japonés en Argentina (Igual número de socios de la Cámara Japonesa de Comercio e Industria en la Argentina, agosto de 2015) Ej. (Trading) Mitsubishi Corporation, Itochu, Marubeni, Mitsui, Sumitomo, Toyota Tsusho, Sojitz, Kataoka, etc. (Manufactura) Toyota, Honda, Yamaha, Bridgestone, Pioneer, Sony, Daikin, NEC, Fujitec, etc. La cultura japonesa y su impacto en Argentina Caso jardín japonés y festival étnico Bon Odori Para poder explicar este fenómeno globalizador cultural que aplica Japón en Argentina ya sea a través del festival Bon Odori, como así también en la instauración del jardín japonés en la ciudad de Buenos Aires, primero se debe hacer una observación más profunda en torno a sus creencias religiosas, las cuales hacen ver distantes las culturas que comparten ambos países. En su esencia el país de Japón, posee una cultura muy arraigada a su religión. El sintoísmo es el culto más seguido por la población del país, y el mismo se centra en creencia de los kami, espíritus que adquieren vida a través del el viento, la lluvia o la fertilidad, pueden ser benévolos como Inari, o malévolos como los tengu o los kitsune6. Otro de los cultos con mayor número de creyentes en Japón es el Budismo, el cual centra su creencia en las enseñanzas de Buda, Gautama Siddharta, más que una religión es una filosofía de vida que consiste básicamente en eliminar todo sentimiento insatisfactorio que normalmente es el producto de la ignorancia y la falsa percepción del ser humano. Teniendo en cuenta una de las bases de la cultura japonesa, se dará paso a explicar el origen de estos eventos que tienen una importante implicancia en torno al fenómeno de la globalización cultural de los últimos tiempos. El jardín japonés, de acuerdo a Aristimuño (2012) fue fundado en la ciudad de Buenos Aires en el año 1967 y el mismo tiene sus orígenes en la creencia del Shinto, ya que en esencia es el portal abierto para recibir y adorar a los espíritus divinos presentes en la naturaleza. El mismo se abrió, de acuerdo al autor, con el motivo de la visita de los emperadores de Japón a Buenos Aires, y contiene en su interior un lago artificial con un puente, una flora con 150 especies japonesas, una construcción posterior denominada “La casa del Té”, y un restaurante, entre otros. En el año 1979 la municipalidad firmó un convenio con la fundación Cultural Argentino Japonesa, creada para difundir la cultura de Japón en Argentina y debido al gran éxito y aceptación que obtuvo luego se lo denomino Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés de la ciudad de Buenos Aires. Esta denominación en la que se utiliza la palabra “ambiental” lleva a considerar que también forma parte del proceso de globalización ecológica, ya que puede verse una necesidad por resaltar este elemento ambiental en dicha denominación, que a su vez constituye un elemento positivo que atrae al turista actual, afectado por dicho tipo de globalización y por el elemento ecológico. En el caso de de Bon Odori, según Cafiero(2010) la misma es una temporada festiva en la que se le da la bienvenida a las almas de los Ancestros, la misma deviene de una tradición y de una práctica budista, la cual consiste en honrar a los espíritus de los antepasados a través de una danza que consuela y acompaña a las almas de esos difuntos. Esta festividad se celebra en la temporada estival, por lo tanto en los países del hemisferio sur es celebrada en los meses de enero y febrero. Cabe destacar que en países alejados de Japón, esta festividad va tomando distintos matices, si bien la festividad Bon Odori se realiza gracias al importante aporte de inmigrantes japoneses en la ciudad, ellos mismos van adaptando la festividad a los tiempos actuales y a la relación y acontecimientos que surgen en cada país, por ejemplo en el atentado de las torres gemelas de USA, la colectividad japonesa decidió rendirle homenaje a travez de Bon Odori a las víctimas que perdieron la vida en el trágico suceso. Para la inmigración japonesa, Argentina es la segunda generación que ha buscado actualizar tradiciones, a diferencia de otras comunidades en sudamérica como las de Perú, Bolivia y Brasil, que han sido las terceras o cuartas generaciones las involucradas en la festividad, esto tiene que ver con la entrada inmigratoria posterior que presenta Argentina ante otros paises de latinoamerica. En la Provincia de Buenos Aires, Bon Odori es una atracción turística que reúne a más de diez mil personas cada año,este festival étnico fue declarado por decreto municipal y provincial como un Festival de interés cultural y con carácter de patrimonial tanto de la colectividad japonesa que la organiza, como así también de toda la comunidad platense y bonaerense. En La Plata, la escuela japonesa se encuentra en un predio de Colonia Urquiza, donde además del edificio escolar hay un campo de deportes en donde se realiza Bon Odori desde el año 1999, con el fin de mostrar a comunidad la cultura, gastronomía y las costumbres japonesas8. El mismo es organizado por padres de los alumnos del edificio escolar y con ayuda de varias colonias japonesas del lugar. Conclusión Desde inicios anteriores al fenómeno de la globalización, la relación que han establecido Argentina y Japón ha sido beneficiosa, hace más de cien años las relaciones bilaterales que se establecieron han sido muy cercanas debido a que se han firmado diversos tratados, como ser, de paz, de comercio y navegación, de cooperación técnica etc. Y aunque tuvieron en algún momento diferencias importantes, especialmente en el periodo de la segunda guerra mundial por la declaración de guerra de Argentina hacia Japón, estas diferencias han sabido ser suprimidas por ambos países. Por otra parte, la inmigración japonesa aportó a la cultura de Argentina muchas de sus tradiciones y enseñanzas, que pese a sus diferencias, culturales y religiosas, ha sabido subsistir a través de su colectividad y sus hábitos han pasado a formar una parte fundamental de la atención de los argentinos, esto es a traves del jardin japones que es visitado por miles de personas, locales y turistas o la fiesta de Bon Odori celebrada cada verano en la cual concurren miles de personas para sumergirse en los bailes y creencias típicas de Japón. Por último en el año 2016, se ha mencionado que el gobierno actual de Argentina presidido por Mauricio Macri, está intentando establecer una relación más cercana con los países de la región asiática, en el cual está incluido Japón. Esto es a través de la Alianza y Pacífico, que como se ha mencionado a lo largo del trabajo, Argentina es un miembro observador de la misma y pretende establecer una relación más cercana para la cooperación, el comercio, ciencia, tecnología etc, esto es debido a las problemáticas que hoy en día enfrenta el bloque del Mercosur. Sin embargo existen puntos fuertes y débiles entre esta posible unión, y es que quizá exista una oportunidad en términos de crecimiento para la Argentina ya que tres de los países que integran el Mercosur (Brasil, Venezuela y Argentina) atraviesan diversos problemas económicos y poseen un escaso crecimiento anual, tres veces menor que la AP, pero a su vez el punto débil que se observa en este posible acuerdo es que degradará la actual relación que tiene con su bloque, el Mercosur, existiendo la amenaza de quedar fuera del mismo si es que acepta ser miembro de la AP.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios de Facebook

Seguinos por las redes sociales

© 2018 Acá Estamos Todos. All Rights Reserved.

Acceso a Usuarios